martes, 13 de noviembre de 2012

Cosas que sirven para otras cosas

¿Han escuchado la frase: "la basura de unos es el tesoro de otros"?

Pues en esta ocasión retomo la sección de ideas creativas para darle una segunda oportunidad a aquellos objetos que a veces tenemos en casa o que alguien tira porque cree que ya no le servirán más.

En mi caso, se trata más de crear que de ahorrar, pues me encanta descubrir los diferentes usos que se les puede dar a las cosas y transformarlas en algo bonito y decorativo de una forma simple.

Estas son algunas ideas para reusar y decorar:




 
  



Imágenes vía:
Achados de Decoracao, Paper Blog, Decoración Facilísimo, Object Bis Blog.

9 comentarios:

  1. Me encanta este blog.

    ResponderEliminar
  2. Si utilizáramos más la imaginación para conseguir hacer cosas de estas!! hay que ver que mono queda todo!!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Lorena. Pero hay mucha gente que nos inspira.

      Bienvenida.

      Eliminar
  3. Me encanta la basura para crear... Se disfruta muchísimo. Y hoy se tira todo.
    Una vez en Madrid, en un contenedor al aire libre, encontré un libro de 1800. Por eso te comprendo y lo disfruto. Preciosas ideas... Y cuando he visto esta entrada no sé por qué me has hecho recordar...
    "Dicen de un sabio que un día
    tan pobre y misero estaba,
    que sólo se sustentaba
    de unas hierbas que cogía..."
    Imagino que sabes el resto. Pues sí, la gente desperdicia lo que otros sabemos recrear. Un beso Angie. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena reflexión, Julie, gracias por compartirla que no la conocía. Hay que mirar con otros ojos la vida, no? Un abrazo!

      Eliminar
  4. Angie Es un placer pasar por su blog.

    Feliz fin de semana
    Saludos desde Abstracción texto y Reflexión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y para mí un placer su visita, José Ramón. Bienvenido!

      Eliminar
  5. Cuentan de un sabio, que un día
    tan pobre y mísero estaba,
    que sólo se sustentaba
    de unas yerbas que cogía.
    «¿Habrá otro», entre sí decía, 5
    «más pobre y triste que yo?»
    Y cuando el rostro volvió,
    halló la respuesta, viendo
    que iba otro sabio cogiendo
    las hojas que él arrojó.

    Perdona que el otro día no inserté el texto completo. Es de Calderón de la Barca. A mi me encanta. Un beso.

    ResponderEliminar

¡Gracias por la visita!
Si deseas comentar y no tienes un blog, escoge la opción "Anónimo"... Me alegrará saber tu opinión.