domingo, 14 de diciembre de 2008

Con la navidad encima



Por primera vez puse un árbol de navidad en mi casa. En la casa de mis padres fue algo a lo que nunca se le dio importancia, por eso yo de grande tampoco se la di. Ahora todo es diferente y este año lo quise hacer para mi niño, y fue muy lindo porque pude ver la ilusión con que me ayudó a colocar una por una las esferas y las figuras del nacimiento, y aunque él es muy pequeño para saber lo que eso significa, todas las noches le da mucha alegría ver el árbol brillante y lleno de luz. Es increíble cómo un hijo te cambia la vida.



Y bueno, a estas fechas llevo ya dos posadas y cero regalos, pero eso sí! mucha diversión, en las que sólo me volví adicta a los juegos de cartas y las apuestas "de a mentis". Aquí con mis compañeros de trabajo más cercanos. ¡Felices fiestas para todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por la visita!
Si deseas comentar y no tienes un blog, escoge la opción "Anónimo"... Me alegrará saber tu opinión.